Juanetes

septiembre 25, 2020 by Iban Clares Moreno
juanetes2-1.jpg

Juanetes

Las deformidades de los pies son un motivo de consulta médica muy frecuente en nuestra sociedad, y la reina de las deformidades es el Juanete, científicamente llamado Hallux valgus.

A groso modo, para hacerlo compresible a los menos entendidos, podríamos decir que un Juanete es la aparición de un bulto en la parte medial del antepié combinado con la desviación del primer dedo hacia el resto de ellos, empujándolos y deformándolos mismamente.

Pero, ¿qué es exactamente un Juanete?

Existe la creencia popular de que es el propio hueso el que crece y crea la deformidad; y éste es el primer mito a desmitificar. La deformidad es producida debido a que el hueso llamado primer metatarsiano (un hueso que va del mediopié hasta la base del primer dedo) se desvía angularmente como si fuera la manilla de un reloj. Al producirse esta desviación los tendones que llegan hasta la punta del primer dedo tiran de él como si fueran una cuerda de un arco y van desviando el dedo en dirección a los demás, empujándolos.

¿Por qué hay personas que sufren dolor y otras en cambio no padecen ninguna molestia?

La respuesta a esta pregunta está llena de matices. Partimos de la premisa de que el Juanete como deformidad instaurada no duele. El dolor se produce por la activación de los receptores nociceptivos, es decir, cuando se activan los nervios que envían la información de dolor al cerebro por alguna causa externa. Mientras el Juanete está creciendo todos los tejidos que están alrededor de la deformidad están tensos porque el hueso que se va desviando los empuja. Esto produce inflamación y es esta inflamación la que envía la información al cerebro como dolor. Otra situación se produce cuando el calzado comprime lateralmente el antepié. Debido al ensanchamiento del pie cuando hay un Juanete, el calzado puede apretar lo suficiente como para irritar los tejidos que hay alrededor de la deformidad y de la misma manera enviar esta información al cerebro como dolor.

Es por ello que en pacientes que habían sufrido dolor durante largos períodos de tiempo, en muchas ocasiones este dolor acaba desapareciendo cuando la deformidad deja de aumentar y se usa un calzado cómodo.

¿Tengo yo la culpa de tener juanete? ¿Es el calzado que he usado durante años la causa del problema?

La respuesta es No. Nuestros hábitos pueden acentuar los síntomas, es decir, que notemos más dolor, pero nunca son una causa desencadenante única. Se dice que el origen de la patología es multifactorial y es nuestra condición genética junto con las condiciones ambientales (actividad, calzado) y el azar lo que lleva a su aparición o no. Sí se ha demostrado que la elasticidad de los tejidos puede favorecer su aparición y es por esto que la deformidad es mucho más frecuente en el sexo femenino ya que las mujeres suelen tener tejidos más elásticos en el cuerpo.

Tengo juanete. ¿Debería operarme? ¿Mejor que lo haga ahora antes de que vaya a más o sea demasiado tarde?

Lo primero que hay que entender es que el Juanete es un problema de mecánica. No es una enfermedad maligna y por tanto nunca será obligada su reparación quirúrgica. El segundo concepto a tener presente es que el motivo para indicar la intervención quirúrgica debe ser el dolor o la presencia de deformidades tan considerables que no permitan introducir el pie en el calzado o que éste produzca heridas en la piel. Si se producen estas condiciones la cirugía puede considerarse y el paciente debe preguntar al traumatólogo los detalles e implicaciones del proceso de cara a tomar la decisión.

No obstante, es importante remarcar que el momento de hacer la intervención es cuando se presentan los problemas. No se aconseja hacerlo tan solo para prevenir que la deformidad vaya a más ya que nunca se sabe si avanzará o no. Además la edad no es una limitación ya que no empeoran los resultados de la cirugía a mayor edad del paciente.

¿Funcionan los aparatos ortopédicos para corregir el Juante?

Existen separadores y artilugios ortopédicos para la corrección de la deformidad pero está demostrado científicamente que no impiden que las deformidades vayan a más ni corrigen lo que ya se ha deformado; simplemente mientras se llevan puestos mantienen el dedo en esa posición y aunque en ocasiones pueden aliviar el dolor, muchas veces son incómodos.

Todo el mundo me dice que es una cirugía dolorosa, ¿es cierto?

Otro punto a desmitificar es que la cirugía del Juanete es una cirugía dolorosa. No lo es. La medicina avanza y las técnicas quirúrgicas y el control del dolor han sufrido un gran desarrollo en las últimas décadas. La cirugía ambulatoria sin ingreso es la norma hoy en día y no es infrecuente que el paciente explique que no ha requerido tomar medicación analgésica durante el postoperatorio o que el consumo de esta ha sido muy reducido. Además, hoy en día se permite apoyar el pie desde el primer momento, aunque se recomienda el reposo y tener el pie elevado para mejorar la circulación y facilitar la cicatrización. Es a partir del primer mes cuando la mayoría de pacientes comienzan a calzarse de nuevo su calzado habitual y se reincorporan progresivamente a su vida diaria.

Para finalizar esta reflexión sobre el Juanete tan sólo añadiría un último comentario. De cara a planificar una cirugía el paciente debe estar convencido de ello. La confirmación para operarse debe realizarse cuando no haya dudas, cuando el paciente esté decidido y confíe en el tratamiento. Es en estas circunstancias cuando se consiguen los mejores resultados.



ESPECIALISTAS EN
CIRUGÍA ORTOPÉDICA Y TRAUMATOLOGÍA


+34 667 548 958




ESPECIALISTAS EN, TRAUMATOLOGÍA





APTIMA CENTRE CLÍNIC TERRASSA

PLAÇA DELS DRETS HUMANS 1
EDIFICI ESTACIÓ
08222. TERRASSA
BARCELONA


APTIMA CENTRE CLÍNIC SABADELL

CONCEPCIÓ 1
08202. SABADELL
BARCELONA


HOSPITAL QUIRÓN TEKNON

I.T.R.T. Institut de Teràpia
Regenerativa Tisular

C/ VILANA 12, PL. BAJA
08022. BARCELONA
BARCELONA


Copyright by InTouch System 2021 Todos los derechos reservados
Iniciar chat
1
Trauma Advance
Buenos días, en qué podemos ayudarle?