Traumatismos de articulaciones

Contusión articular

Es el traumatismo por impacto directo que sufre una articulación. Según la posición de ésta en el momento del traumatismo y de su magnitud, la contusión será de mayor o menor gravedad, pudiendo producirse incluso una fractura articular.

Esguince

Se trata de una lesión articular que afecta a los ligamentos y a la cápsula y que se produce por un movimiento forzado indirecto, sin que las superficies articulares pierdan su contacto de modo permanente.

El esguince es el traumatismo más frecuente en el ser humano y puede afectar a diversas articulaciones (codo, muñeca, dedos, rodilla, tobillo,…) Es una lesión propia del adulto joven, que afecta a hombres y a mujeres, y que está muy relacionado con la actividad deportiva.

El tratamiento varía según la gravedad de la lesión. En los casos más leves, sin rotura completa de los ligamentos se recomienda inmovilización seguida de fisioterapia. Sin embargo, en los casos más graves con rotura de los ligamentos extraarticulares o intraarticulares (por ejemplo ligamentos cruzados anterior y posterior de la rodilla), puede estar indicada la reparación quirúrgica.

Luxación

Son traumatismos producidos por un mecanismo indirecto y caracterizados por la lesión capsuloligamentosa en la que los extremos articulares pierden su contacto normal de un modo permanente.

La articulación más expuesta a la luxación es el hombro, seguida del codo, la cadera, el tobillo y la mano.

El tratamiento de la luxación requiere de una reducción urgente, seguida de un estudio de las lesiones asociadas. Según el alcance de estas lesiones se ha de valorar la necesidad de inmovilizar la articulación y realizar un tratamiento fisioterápico; o la necesidad de la reparación quirúrgica de las estructuras lesionadas.