Lesiones Tendinosas

Las lesiones de los tendones se dividen en dos tipos fundamentales: tendinitis y su grado máximo de afectación, las roturas tendinosas.

La tendinitis es la lesión tendinosa más frecuentemente diagnosticada y supone la existencia de un proceso inflamatorio. Generalmente procesos traumáticos de pequeña intensidad, pero repetitivos, dan origen a la patología. En ocasiones la tendinitis puede acabar con la rotura parcial o incluso completa del tendón si no se diagnostica y trata de forma correcta.

Patologías tendinosas del miembro superior:

  • Tendinopatía inflamatoria del manguito rotador del hombro.

  • Rotura del manguito rotador del hombro.

  • Epicondilitis. (“Codo de tenista”).

  • Epitrocleítis. (“Codo de golfista”).

  • Tendinitis y tenosinovitis de los flexores y extensores de la muñeca, mano y dedos.

Patologías tendinosas del miembro inferior:

  • Tendinopatías insercionales de la musculatura pelviana y arrancamientos óseos por patología insercional. (Pubalgias, arrancamientos del isquion o de la espina iliaca antero inferior).

  • Tendinopatía cuadricipital.

  • Rotura del tendón del cuádriceps.

  • Tendinopatía rotuliana.

  • Rotura del tendón rotuliano.

  • Tendinopatía inflamatoria de los isquiotibiales.

  • Tendinopatía del tendón de Aquiles.

  • Rotura del tendón de Aquiles.

  • Fascitis plantar.