Lesiones Musculares

Las lesiones musculares son muy frecuentes, especialmente en el deporte. Las contusiones y distensiones musculares representan el 90% de todas las lesiones producidas durante el ejercicio.

Contusiones musculares

Son lesiones producidas por agentes traumatizantes romos no penetrantes. Son más frecuentes en el muslo y en los brazos, especialmente en deportes de contacto como el rugby, el karate o el judo. En España el deporte de contacto más extendido es el fútbol y en él son muy frecuentes las contusiones del muslo (“bocadillo”).

Las gravedad de las lesiones provocada por una contusión dependen de:

  • El grado de contracción del músculo en el momento del contacto.

  • La compresión del músculo en vendajes o fajas puede aumentar la gravedad de la lesión.

  • La fatiga disminuye la resistencia del músculo al traumatismo.

  • La edad.

Generalmente el tratamiento es no quirúrgico y la fisioterapia y la rehabilitación desempeñan un papel fundamental en la recuperación del paciente.

Esguinces o roturas musculares

La causa del esguince muscular es el estiramiento brusco por encima de su capacidad de resistencia. Son especialmente frecuentes en deportes que precisan aceleraciones rápidas, como el fútbol o el baloncesto.

Se han clasificado en cuatro grados:

  • 1. Rotura fibrilar con fascia muscular íntegra. (“Elongación”).

  • 2. Rotura fibrilar de mayor tamaño.

  • 3. Rotura muscular parcial.

  • 4. Rotura completa del músculo y de la fascia.

El tratamiento no quirúrgico es el más extendido, incluso en los casos más graves, y el tratamiento fisioterápico es esencial en la recuperación del paciente.