DOLOR PERITROCANTERICO

DOLOR PERITROCANTERICO

Dr. Francesc Anglès Crespo

El dolor en la parte lateral de la cadera es un síntoma habitual de consulta. El diagnóstico diferencial se ha de hacer entre el dolor intrarticular, dolor extrarticular y el dolor referido de la columna lumbar. Al dolor lateral de la cadera se le ha denominado clásicamente trocanteritis. Actualmente gracias a un mejor conocimiento anatómico y a pruebas como la resonancia magnética (RM) se habla de “dolor peritrocantérico” o Síndrome Doloroso del Trocánter Mayor del inglés Greater Trochanteric Pain Syndrome (GTPS). Esta entidad incluye diferentes alteraciones de la región lateral de la cadera, alrededor del trocánter mayor, incluyendo bursitis trocantérica, lesiones tendinosas de el glúteo medio y glúteo menor, y cadera en resorte. Puede afectar entre un 10% y un 25% de la población con una mayor prevalencia en mujeres.

Anatomía: El trocánter mayor es la parte de hueso del fémur en la unión entre el cuello y la diáfisis. En él, se insertan en la parte lateral y supero posterior el glúteo medio y en la parta anterior, el glúteo menor. Superficialmente a éstos, los cubre el glúteo mayor el tensor de la fascia lata y la banda ileotibial que se extiende por la cara lateral del muslo hasta debajo de la rodilla. Entre estos grupos musculares, se localizan las bursas (más frecuentemente 3 pero pueden ser 4). La de mayor tamaño, se sitúa entre el glúteo mayor y el tendón de glúteo medio ( bursa trocantérica), las otras dos, debajo del glúteo medio y debajo del glúteo menor.

Bursitis trocantérica: cuadro inflamatorio alrededor del trocánter mayor generalmente irradiado a la parte lateral del muslo o a la nalga. Se suele originar como consecuencia de movimientos repetitivos de flexión y extensión de la cadera por fricción entre la banda ileotibial y el trocánter mayor. Es más frecuente en mujeres que en hombres (4:1) de mediana edad. Se presenta como dolor en cara lateral de la cadera, con dolor en trocánter mayor y aumenta con la abducción contra resistencia. La radiografía simple suele ser normal pero debe descartarse patología intrarticular. Pueden detectarse calcificaciones alrededor del trocánter, pero son inespecíficas. La RM puede evidenciar la inflamación de las bursas y descartar patología tendinosa de la musculatura glútea. Generalmente la bursitis trocantérica se autolimita y suele responder al reposo, tratamiento antiinflamatorio, hielo local y fisioterapia. Si no es suficiente, la infiltración con corticoesteroides y anestésico local suele ser efectiva entre el 60% y el 100% de pacientes. La infiltración es más efectiva a corto plazo mientras que la fisioterapia con estiramientos parece más efectiva a largo plazo. En casos excepcionales puede estar indicada la cirugía, abierta o por artroscopia.

Tendinopatía de glúteo medio y de glúteo menor: las lesiones de los tendones de la musculatura abductora de la cadera, se han equiparado al manguito rotador del hombro. Los cuadros de dolor peritrocantérico gracias a la RM se diagnostican lesiones de los tendones de los glúteos medio y menor, desde tendinits, tendinosis a rupturas parciales o rupturas completas. Dichas lesiones son más frecuentes en el glúteo medio que en el menor. Son más frecuentes en mujeres que en hombres y se presentarán en un 25% de mujeres a finales de la mediana edad y en un 10% de los hombres. Aunque el debut de los síntomas puede ser de origen traumático, en la mayoría de los casos se presenta de manera insidiosa y no traumática. Además de dolor en la cara lateral de la cadera y en trocánter, el paciente presenta debilidad a la abducción en extensión y a la rotación externa con flexión de cadera de 90º. El dolor también se puede reproducir al mantener la carga monopodal del lado afecto durante 30 segundos o más. La prueba diagnóstica de más rendimiento es la RM que permite distinguir entre rupturas parciales y totales y permite valorar la posible degeneración grasa de la musculatura. Los pacientes con lesiones del tendón del glúteo medio presentan en la RM un engrosamiento del tensor de la fascia lata en comparación al contralateral. El tratamiento inicial de esta patología es conservador mediante reposo, antinflamatorios y fisioterapia para reforzar la musculatura. El tratamiento quirúrgico es excepcional en casos muy limitantes. La reparación puede hacerse por abordaje abierto o por endoscopia. No existen demasiados estudios científicos al respecto.

Cadera en resorte: la cadera en resorte o coxa saltans se describe como el resalte audible y potencialmente doloroso de la cadera en actividades que requieran flexión, extensión y abducción. Con la cadera en extensión, la banda ileotibial se localiza posteriormente al trocánter mayor, al flexionar la cadera, la banda ileotibial se desliza sobre el trocánter. Ocasionalmente este resalte puede provocar inflamación y dolor. Suele presentarse entre el final de la adolescencia y la segunda década de la vida. La radiografía suele ser normal, la ecografía al ser una prueba dinámica puede visualizar el resalte y si hay una bursitis asociada. El tratamiento suele ser conservador con estiramientos y fortalecimiento muscular. Raramente el tratamiento es quirúrgico con múltiples técnicas descritas tanto para cirugía abierta como para técnica endoscópica.

BIBLIOGRAFIA

John M. Redmond; Austin W. Chen; Benjamin G. Domb. Greater trochanteric pain síndrome. Review Article. J Am Acad Orthop Surg 2016; 24:231-240.

Eric J Strauss; Shane J. Nho; Bryan T. Kelly; Greater trochanter pain Syndrome. Review Article. Sports Med Artrosc Rev. Vol 18, n2 June 2010.

Author Info

Administrador

Administrador

No Comments

Post a Comment